martes, 27 de diciembre de 2011

Los SANTOS INOCENTES

De los sermones de san Quodvultdeus, obispo

Nace un niño pequeño, un gran Rey. Los magos son atraídos desde lejos; vienen para adorar al que todavía yace en el pesebre, pero que reina al mismo tiempo en el cielo y en la tierra. Cuando los magos le anuncian que ha nacido un Rey, Herodes se turba, y, para no perder su reino, lo quiere matar; si hubiera creído en él, estaría seguro aquí en la tierra y reinaría sin fin en la otra vida.

¿Qué temes, Herodes, al oír que ha nacido un Rey? Él no ha venido para expulsarte a ti, sino para vencer al Maligno. Pero tú no entiendes estas cosas, y por ello te turbas y te ensañas, y, para que no escape el que buscas, te muestras cruel, dando muerte a tantos niños.

Ni el dolor de las madres que gimen, ni el lamento de los padres por la muerte de sus hijos, ni los quejidos y los gemidos de los niños te hacen desistir de tu propósito. Matas el cuerpo de los niños, porque el temor te ha matado a ti el corazón. Crees que, si consigues tu propósito, podrás vivir mucho tiempo, cuando precisamente quieres matar a la misma Vida.

Pero aquél, fuente de la gracia, pequeño y grande, que yace en el pesebre, aterroriza tu trono; actúa por medio de ti, que ignoras sus designios, y libera las almas de la cautividad del demonio. Ha contado a los hijos de los enemigos en el número de los adoptivos.

Los niños, sin saberlo, mueren por Cristo; los padres hacen duelo por los mártires que mueren. Cristo ha hecho dignos testigos suyos a los que todavía no podían hablar. He aquí de qué manera reina el que ha venido para reinar. He aquí que el liberador concede la libertad, y el salvador la salvación.

Pero tú, Herodes, ignorándolo, te turbas y te ensañas y, mientras te encarnizas con un niño, lo estás enalteciendo y lo ignoras.

¡Oh gran don de la gracia! ¿De quién son los merecimientos para que así triunfen los niños? Todavía no hablan, y ya confiesan a Cristo. Todavía no pueden entablar batalla valiéndose de sus propios miembros, y ya consiguen la palma de la victoria.

domingo, 25 de diciembre de 2011

HOY CELEBRAMOS EL NACIMIENTO DE JESÚS CON NOSOTROS


Santo Evangelio según san Juan 1,1-18 

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios.
La Palabra en el principio estaba junto a Dios.
Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de todo lo que se ha hecho.
En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres.
La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió.
Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venia como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos creyeran.
No era él la luz, sino testigo de la luz.
La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre.
Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció.
Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.
Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre.
Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios.
Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria, gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él, y grita diciendo:
«Éste es de quien dije: "El que viene detrás de mí es superior a mí, porque existía antes que yo"».
Pues de su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia.
Porque la Ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

IV Domingo de Adviento

Santo Evangelio según san Lucas 1, 26-38 



En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo;
-«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.
El ángel le dijo:
-«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la descendencia de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».
Y María dijo al ángel:
-«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?».
El ángel le contestó:
-«El Espíritu Santo vendrá sobre tí, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios.
Ahí tienes a tu parienta Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible».
María contestó:
-«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».
Y la dejó el ángel.

jueves, 1 de diciembre de 2011

COMUNICADO DEL PRIOR PROVINCIAL APOYANDO A LOS FRAILES EN CHIMBOTE Y A LOS TRABAJADORES DE RSD

COMUNICADO

El Prior Provincial, Fr. Juan José Salaverry Villarreal, OP, y los frailes de la Provincia Dominicana de San Juan Bautista del Perú, manifiestan públicamente su respaldo a los hermanos que laboran en Radio Santo Domingo de Chimbote  frente a la agresión sufrida por las declaraciones del Presidente de la Región Ancash, Sr. César Álvarez Aguilar.

Somos conocedores de la  vida religiosa de los hermanos que conforman actualmente nuestra Comunidad en Chimbote, del actual Director de Radio Santo Domingo y de los que han ocupado dicho oficio en estos últimos años. Por ello, la declaración calumniosa sobre la vida moral de nuestros hermanos nos resulta inaceptable. De la misma manera que no aceptamos las opiniones vertidas sobre Mons. Luis Bambarén, Mons. Ángel Simón y el clero de la Diócesis de Chimbote.

Desde que los frailes dominicos se hicieron cargo de la señal de Radio Santo Domingo, en el año 2003, no han dejado de mantener informado al pueblo de la Región del Santa sobre los principales sucesos de la realidad local, haciéndolo con veracidad, objetividad y con el único ánimo de favorecer al pueblo para que conociendo sus derechos pueda manifestar su voz gracias a las ondas de nuestra emisora.

La labor de nuestros frailes en Chimbote, es histórica (1962) y siempre ha sido testimonio de entrega generosa y de predicación auténtica de la verdad, desde las misiones en la tierra chimbotana el trabajo con la familia, la Justicia social, los medios de comunicación social, el trabajo en la educación especial, las Parroquias, cooperativas, desde el inicio de la Prelatura, hoy Diócesis de Chimbote, el trabajo con los pescadores en el puerto, desde el púlpito de la Iglesia hasta los micrófonos de nuestra emisora, llegando a los hermanos del campo y de la sierra ancashina. Por ello, no podemos permitir que el trabajo de tantos años sea descalificado por unas declaraciones infundadas que manchan la honra de la Iglesia, de la Orden de Predicadores y de nuestros hermanos de hábito.

La trasmisión de la verdad es uno de los fundamentos de nuestro carisma dominicano y   muchas veces esto puede disgustar a algunos, pero no da el derecho para agredir e insultar de la manera tan baja con el propósito de hacer silenciar a un medio de comunicación.
Volvemos a reiterar nuestro apoyo a los hermanos dominicos en Chimbote, a los periodistas y trabajadores de Radio Santo Domingo, al trabajo Parroquial en San Pedro, al Obispo de la diócesis y a todos los sacerdotes que conforman el clero diocesano.

¡UNIDOS EN NUESTRO PADRE SANTO DOMINGO POR LA VERDAD Y LA JUSTICIA!


Fr. Juan José Salaverry Villarreal, OP
Prior Provincial