viernes, 10 de diciembre de 2010

COMUNIDAD FRATERNA

COMUNIDAD FRATERNA
Lo que daña a la Comunidad, e inclusive la destroza es el pensar negativamente y el juzgar. Esto presupone ya una intención negativa, desconfianza, celos, envidia, juicios apresurados sobre un hermano o hechos como también divulgar sus faltas. Todo esto envenena la atmósfera en la Comunidad.
Nuestra Vida Fraterna en Comunidad, es el primer y más importante testimonio de Cristo que podemos dar en el mundo de hoy. Ésta es creíble, sólo en la medida que practiquemos la Caridad, con la mirada permanente en Jesús y en el esfuerzo de hacer nuestros sus sentimientos. Tenemos que aceptarnos y amarnos como Él nos amó. Nuestro comportamiento frente a los hermanos e incluso con quienes compartimos lo cotidiano, tiene que realizarse con atención, delicadeza, dulzura, humildad, paciencia, respeto, prudencia y benevolencia. Tenemos que darnos confianza unos a otros, tolerarnos y perdonarnos mutuamente siempre que alguno tenga motivo de queja (Sn. Pablo a los Colosenses 3,12-17). Nuestro esfuerzo permanente debe ser construir la vida comunitaria en todos sus aspectos, fortalecerla y enriquecerla para crear una comunidad SALUDABLE.