miércoles, 24 de noviembre de 2010

LLEGANDO A SU FIN...DIAS DE ENCUENTRO

Martes 23
“Una cita Conmigo Mismo” y “Alguien te llama” llega a su fin…días te encuentros con Uno Mismo y con Aquél que nos ama y llama…

El Cardenal Martini usa una expresión muy sugerente con respecto a la “vocación”: dice que la vocación “es una herida especial del corazón”. Una herida sagrada, destinada a no cicatrizar, para recordar ese bendito día en el que Dios te hizo sentir de manera particular su voluntad y te desveló el fantástico sueño que tenía sobre ti; una herida singular que, a la vez expresa el sufrimiento y el esfuerzo de la lucha con Dios, manifiesta también la plenitud del gozo y de la realización en Él… Ése Alguien quien te llama hace que escribas tu carta, para dar respuesta a la vocación a la que has sido llamado…la escribes con bastante temblor y temor…sabes, quisiera y desearía ser voz del Dios que te llama, que te está llamando desde siempre. Sabes, y como toda carta, espera respuesta…sería mejor que respondas directamente a Aquel que te llama…al igual que tú, también yo debo una respuesta a Aquel que no cesa de llamarme a diario…

La carta ha conseguido que se te hiciera cortas las horas, y ahora que te vas a descansar…y soñar que tus respuestas en la carta puedan encontrarse en el mismo “sí”, fresco y madrugador, a Dios, nuestro Padre y Creador.

Sabemos que todos los papás y mamás del mundo intentan ser y hacer lo mejor posible a lo que fueron llamados, hicieron lo mejor posible para nosotros… “Una cita Conmigo Mismo”. Amamos como podemos y hacemos cuanto podemos. ¡Cuántas veces he oído decir a algún padre de familia: “Lo he hecho todo por mis hijos”; “He hecho cuanto he podido”; “He querido darles lo que yo no tuve oportunidad de tener”…! Todo ello es muy cierto. Por eso es importante que no nos sintamos culpables por lo que nos ha sido imposible dar, ya que en ello no tenemos ninguna responsabilidad verdaderamente consciente. ¡Cuántas veces he oído también decir: “Era más fuerte que yo”; “Comprendía, pero no podía”; “Si lo hubiera sabido, habría actuado de otro modo”…! Es importante reconocer que lo que un niño debería haber recibido y no recibió ha dejado en él una seria herida; la herida de las riquezas personales no explotadas, de tesoros de talentos y aptitudes de los que él, y la humanidad a través de él, ha sido privado, despojado. Explora tu propia experiencia con el fin de mejorar tu relación Contigo Mismo…

Durante el día: las entrevistas personales…misa en la Iglesia de los Hermanos Maristas… Fue muy bonito…unos momentos de encuentro con los hermanos y hermanas de la CONFER…despedida entre formandos y acompañantes…

¡Gracias Señor por los momentos y pequeños detalles que nos das a cada paso y en ellos te encontramos!

Recreación: “cómo nos sentimos”… compartir momentos de lo vivido durante el día…
Hasta mañana que continuamos con las entrevistas y entregar nuestras cartas…Será un día de “ACCIÓN DE GRACIAS”…